Porque no todos tenemos abuela: Teletorrija

Teletorrija llegó como se fue, como un ejemplo estacional (y viral) de social commerce. Detrás de la iniciativa están la agencia de publicidad La Despensa y Cafés La Estrella, una marca de café que está celebrando su 125 aniversario recuperando “cosas buenas” del pasado.

Entre ellas, sitúan las torrijas de Semana Santa, uno de los postres típicos de esta temporada. “Porque no todos tenemos abuela, porque no todos sabemos hacerlas y porque no queremos que nadie se pierda el placer y la tradición de tomar una torrija en estas fechas, hemos abierto Teletorrija”, explican en su web. Durante varios días y desde finales de marzo, cada día se abría una oportunidad de pedir en su perfil de Facebook el envío a casa  gratis de unas torrijas y un café, que entregaba un repartidor de Teletorrija. El éxito de la iniciativa fue bastante elevado, convirtiendo a Teletorrija en uno de los temas recurrentes de noticias de color para Semana Santa.

Las teletorrijas se agotaron, como explicaron en su perfil de Facebook. Los pedidos han sido gestionados en una clásica pastelería madrileña, El Riojano, y enviados acompañados de su taza de café a la dirección que haya dado el usuario. Un repartidor en moto, similar al de las cadenas de comida rápida, entregaba en el destino el pedido.

La campaña demuestra, más allá del alto impacto que consiguen iniciativas que mezclan lo clásico con lo 2.0, la desaparición de las barreras por parte de los usuarios para utilizar sus perfiles en redes sociales como altavoces para hacerse con productos.

Por fin.. Instagram para Android

Se acaba de publicar Instagram para Android. Por fin, la comunidad de Instagram se une al sistema operativo lider del mercado mundial.

La aplicación de Instagram ha tardado en llegar a nuestros robotito, pero ha merecido la pena. El diseño de la aplicación es fiel a los patrones de Android. Usa actionbar sin menú contextual, tabs en pantallas interiores y se permiten la licencia de usar una barra de navegación en vez un menú principal al estilo Google Plus.

Empezando con Instagram en Android

Si tenemos un terminal con Android 2.2 o superior, notando que desgraciadamente la aplicación no está soportada por tablets, lo primero que nos aparece cuando accedemos a Instagram es la pantalla de login y registro. Si habíamos probado Instagram en iOS previamente, podemos acceder al servicio con esa cuenta. De no ser así, creamos una.

En esta cuenta podemos sincronizar contactos de nuestros amigos en Facebook, aquellos de los que somos followers en Twitter o aquellos contactos de nuestra lista del teléfono que ya cuenten con un perfil al que le hayan asignado el número de teléfono. En la última etapa de registro nos aparece una página de sugerencia, como usuarios resaltados a los que seguir. Una vez hecho esto, siempre podemos buscar más usuarios por nombre o repetir el proceso de búsqueda.

En nuestro perfil contamos con un botón de ajustes, arriba a la derecha, desde el que podemos acceder a todos estas configuraciones, ver el álbum de fotos que nos ghttps://onlinerepublic12.wordpress.com/wp-admin/post-new.phpustan o editar nuestro perfil, así como configurar la privacidad de las fotos, que pueden ser públicas o privadas.

También podemos ver un botón atrás, homólogo al que se ve en iOS, en la parte superior izquierda. Sólo apuntar que esto no tiene mucho sentido, ya que nuestros terminales Android llevan este botón, ya sea físico o virtual, por lo que están duplicando una función

Instagram para Android, adaptándose al entorno

En todo momento están presentes las cinco pestañas inferiores de Inicio, Popular, Cámara, Novedades y Perfil. Con estos botones y el de Atrás, que nos recuerda a iOS situado a arriba a la izquierda, nos podemos manejar por la aplicación muy fácilmente.

Instagram, desde mi punto de vista, se ha adaptado a Android de de forma satisfactoria. Vemos que, a pesar de ser básicamente la misma aplicación que en iOS, el diseño en general nos hace sentir en Android, a excepción de algunos detalles.

Instagram como cámara

La función central en torno a la que se centra Instagram es la fotográfica, por tanto la posición central del panel está reservada para la cámara. Dispone básicamente de dos opciones, usar la “cámara avanzada de Instagram” o la que tu quieras.

La cámara de Instagram no podía ser más sencilla, cuenta con cinco botones: flash, cambiar cámara (delantera, trasera), tomar foto galería, por si queremos retocar otras fotos que no hayamos tomado con el móvil. Podemos forzar el autofocus a cualquier zona a voluntad con sólo tocar con el dedo. El único problema es que de momento no funciona en todos los teléfonos, según avisa un mensaje.

En cuanto al modo de edición, cuenta con tres opciones: filtro, marco e iluminación Lux. Cada filtro, 18 en total, viene con un marco correspondiente, que podemos activar o no. Hecho esto, podemos activar la herramienta Lux para aumentar el brillo y mejorar el detalle. También cuenta con la herramienta de giro 90º.

Aquí radica una de las mayores diferencia con iOS, y es la falta de la herramienta de desenfoque que allí podemos utilizar en dos modos, radial y lineal. Este versátil efecto todavía no se encuentra disponible para Android y es un fallo, puesto que puede dar a nuestros teléfonos algo parecido a eso que llaman profundidad de campo en fotografía “de la de verdad”.

Desde mi punto de vista, punto para la cámara de Instagram de Android, obviando el fallo antes mencionado. El diseño en Android es mucho más fino y mejor fusionado con la interfaz que en iOS, que da la sensación de estar puesto encima sin más.

Instagram como red social

Hemos dicho que la función central de Instagram es la fotográfica, pero no por las fotos en sí, si no como algo social. Una vez hemos procesado las fotos, es la hora de compartirlas. Instagram nos da cuatro opciones, de momento: Twitter, Facebook, Foursquare o Tumblr. También podemos habilitar la geolocalización de las fotos, para que se sepa dónde están tomadas.

Otra de las grandes diferencias con iOS, es que en esta plataforma no se puede compartir todavía en Flickr, la red social de fotografía que tanto gusta en Android, aunque se dice que llegará pronto.

A cada foto le podemos asignar un título y, una vez en publicadas, podemos comentar en ellas, marcarlas “me gusta” y si son de otro volver a compartirla. Como vemos algo bastante simple.

Dentro de cada galería tenemos la opción de ver las fotos en forma de lista, detalladas para interactuar de forma directa con cada una, o en forma de cuadrícula para tener una visión global.

Hay tres formas de ver qué está pasando en Instagram. La primera es desde el Inicio, donde vemos qué está publicando la gente. La segunda es desde el Populares, donde vemos las tendencias y las fotos que más revuelo causan. Y por último, desde Novedades, que nos da la opción de ver qué le gusta a la gente que conoces y la de cómo interactúa la gente contigo.

Actualización de las condiciones de uso de Pinterest

Aunque el usuario normal los suele pasar por alto, las condiciones de servicio de cualquier programa o servicio web son una parte muy importante, ya que son las que ponen las bases a cómo pueden utilizar los usuarios el servicio y blinda legalmente a la empresa de cara a malos usos por parte de los usuarios.

Una de las sorpresas de los últimos meses ha sido el crecimiento de Pinterest, un crecimiento que ha venido de sorpresa incluso para los propios responsables del servicio. Debido a este crecimiento se han visto obligados a actualizar sus condiciones de servicio, aclarando muchos puntos que no estaban claros o que se escapaban al no aparecer en ellos. Aquí tenéis los cambios más importantes:

  • Se ha eliminado el derecho de Pinterest el derecho a vender cualquier contenido que se ponga en la red social, ya que según palabras de Pinterest “nunca estuvo en su idea la de vender contenido”
  • Se prohíbe subir contenido que promueva la violencia sobre uno mismo y ciertos contenidos sexuales de origen onanista.
  • Se han lanzado nuevas herramientas para reclamar la autoría de imágenes subidas a la red y violaciones de marcas registradas.
  • Han añadido nuevas cláusulas que abren el camino hacia una futura API y Pinboards privados, aunque ninguna de estas dos características están disponibles.

Estas nuevas condiciones de uso del servicio entrarán en vigor el 6 de abril y pueden revisarse a conciencia a través de esta página web, por lo que si se es un usuario avanzado de la red social, desde aquí recomendamos que se vuelvan a leer las condiciones por si puede haber algún punto que le perjudique en su manera de utilizar Pinterest.

Hello Google Play, bye bye Android…

Google acaba de realizar un movimiento de rebranding en muchos de sus productos bastante importante, encaminado a parecerse un poco más al iTunes de Apple. Así, a partir de ahora los servicios de contenido en streaming y venta de contenidos que tenía Google desperdigados se agruparán bajo el mismo paraguas: Google Play.

¿Qué entra dentro de Google Play? Está Android Market, que cambia ese nombre por el de Google Play Store, Google Music pasa a ser Google Play Music, y la Google eBookstore entra también bajo el nombre de Google Play Books. Además, se incluye también Google Play Movies. ¿El objetivo? Muy sencillo: agruparlo todo en un mismo lugar, separar las barreras entre sus ofertas de contenidos y dar a conocer las menos conocidas.

El servicio, según se muestra en los vídeos promocionales publicados por Google, está basado en la nube; lo que permite que si un usuario compra un libro para leerlo en su móvil Android, pueda continuar en la página en la que lo dejó en su tablet más tarde, según explica Mashable.

Por supuesto, Google no ha dejado a su red social fuera del cambio: Google Play tiene integradas funciones para compartir cosas en Google+, de forma que los usuarios pueden compartir con sus contactos qué están escuchando, viendo o leyendo. Google Play empezó ya ayer, y de momento la versión online de Android Market ya muestra su nueva identidad. El resto de los servicios se irán actualizando en los próximos días.

“Lecciones para emprendedores” desde Mad Men,

¿Qué pueden enseñar a los emprendedores del siglo XXI unos publicistas de los ya lejanos años 50? Más allá de lecciones de estilo, Don Draper puede ayudar a aprender unas cuantas conclusiones para el mundo de los negocios– y sobre todo del emprendimiento – basadas en sus errores y aciertos.

Lección número uno: nunca mientas. Mad Men es un nido de mentiras. No contaremos algunas de ellas para no destripar la trama, pero las conclusiones que se pueden extraer de cómo afectan las mentiras a los protagonistas no son nada buenas. No es de esperar que el emprendedor que esté leyendo estos consejos tenga secretos tan terribles que pueda ser chantajeado por ello, pero aún así debería aprender de los avatares de los protagonistas de Mad Men que empezar cualquier negocio sobre una mentira, por muy sólido que parezca en un primer momento, siempre acaba dando problemas. Las bases no serán realmente firmes y en cualquier momento la verdad puede tirar por tierra lo conseguido hasta entonces.

Lección número dos: nunca subestimes el talento que tienes a tu alrededor. Don Draper lo demuestra en la temporada número uno de la serie. Hay que tener los ojos abiertos y la mente libre de prejuicios, porque el talento que tu empresa necesita puede estar escondido en cualquier lugar y en el trabajador que menos esperas. Así, el talentoso directivo descubre en Peggy, su secretaria, a un talento escondido como copy. Peggy será un personaje clave en su empresa en los siguientes años (y temporadas de la serie) y saber encontrarla un movimiento maestro de Draper como gestor.

Lección número tres: las apariencias importan. Aunque algunas apariencias ya no importan tanto como antes (en los años 60 decorar una oficina con muebles de Ikea hubiese sido un sacrilegio), sí hay que cuidar en general el aspecto. Muchos son los clientes de Sterling Cooper Draper Pryce, la agencia de publicidad protagonista, que demuestran que las cosas entran por los ojos. Cuidar las presentaciones debería ser una regla no escrita para todo emprendedor.

Lección número cuatro: no se debe vivir para trabajar. Los protagonistas son unos workaholics de libro, con reuniones eternas, vida prácticamente en la oficina y una vida personal sacrificada por el bien de la empresa, lo que no los hace en absoluto felices y no garantiza que sean más productivos. Sacrificar la vida personal por la profesional no da buenos resultados y esa es una lección que se puede extraer claramente de las andanzas de los protagonistas.

Lección número cinco: ser creativo es un plus. Mad Men se desarrolla en una agencia de publicidad en la que la creatividad se da por obligada a la hora de crear el producto. Pero los protagonistas demuestran a lo largo de la serie que la creatividad puede ser también una inteligente herramienta a la hora de lanzar el producto, sobre todo cuando los recursos son más escasos o cuando la competencia es feroz. Peggy, por ejemplo, toma en varias ocasiones arriesgadas decisiones, altamente creativas, que garantizan el éxito de la sus ideas.

Lección número seis: la imagen de la empresa es parte del producto. Sterling Cooper Draper Pryce utiliza a la prensa y a su empleado estrella, Don Draper, como elementos para posicionarse en el competitivo y duro mundo de la publicidad. Se aseguran presencia y que la gente hable de ellos, consiguiendo así que las empresas – sus potenciales clientes – se fijen en su oferta a la hora de contratar una campaña. En la vida real, AMC, la emisora por cable que emite Mad Men, está demostrando cómo conseguir la máxima atención ante la llegada de la nueva temporada el 25 de marzo sin ofrecer nada nuevo: una cuenta atrás en un site llamado, muy a tono, “vuelven los secretos” y la publicación de varios vídeos (repetidos hasta la saciedad en redes sociales y visionados en YouTube por la legión de seguidores de la serie) están generando un clima de altas expectativas en torno al estreno de la última temporada. La lección que los emprendedores – que tienen menos recursos que la cadena de televisión – pueden sacar de esta campaña es que generar tensión dramática no siempre tiene porque ser caro. Los vídeos que utiliza AMC no son más que montajes con imágenes que ya todo el mundo ha visto de los protagonistas de la serie.

Ficción y/o realidad?

Infografía de la semana: Perfil de usuarios de Pinterest

Primer dato relevante: desde mayo las visitas únicas han aumentado un 2.702% (cerrar la boca).

Más cosas? El 68.2% de los usuarios son mujeres, y el 50% del total son gente que tiene hijos. Los usuarios que más utilizan esta plataforma son los que se encuentran en edades comprendidas entre 25 y 34 años, y la mayoría de pins que se publican son a través de repins de otras personas. Y se superan los 15 minutos de paso en la red.

Pinterest avanza en el ranking de tiempo que pasan los usuarios en Redes Sociales

No son cosas de modas, novedades o de la prensa especializada, las cifras hablan por si solas.

Según un estudio que ha publicado Statista en el que han estudiado el comportamiento de un grupo de internautas americanos, los usuarios de Pinterest pasan una media de 1 hora y 17 minutos conectados a la red social, superando holgadamente a los 36 minutos de Twitter, los 17 minutos de LinkedIn y los 6 minutos de Google+.

También es cierto que el proceso de upload de imágenes, así como la búsqueda y observación en perfiles de otros usuarios, conlleva de manera natural, más tiempo que un tweet/retweet (opinión y test personal).

Tan sólo Tumblr y Facebook superan a Pinterest, lo que nos hace confirmar su éxito. No sólo su crecimiento está siendo sorprendente, sino que además los usuarios están contentos, utilizan el servicio y pasan mucho tiempo allí, el sueño de cualquier otra red social.

Como bien afirman en Statista, “el tiempo es dinero”, por lo que no es de extrañar que cada vez más empresas se estén animando a unirse a la revolución de Pinterest.